Dejando huellas en sus mentes y corazones

dejando

Los niños son esponjas que absorben de una manera sorprendente la información que reciben por eso los padres abuelos educadores, debemos aprovechar estas edades para dejar huellas en sus mentes y corazones y no permitir que estos queden a merced de las propuestas de éste mundo, erradamente a veces creemos que los niños son muy pequeños para entender lo que expone el manual de vida la Biblia, puede ser por recelo, desconocimiento o pereza; razones por las que no ahondamos con ellos los temas de la palabra de Dios pero tengamos cuidado y prestemos atención, otros no tienen ningún reparo de comunicarles aquello que no les es de provecho, y aprovechan todas las opciones en los medios de comunicación tradicionales y las famosas redes sociales.

En varias oportunidades he escuchado a mi hija de 6 años hacer un feed-back de las enseñanzas que ha recibido frente a varias situaciones de la realidad actual, me da un respiro gigante saber que, aunque no puedo evitar que ella viva en esta sociedad tan alejada de lo que Dios diseñó para sus hijos, ella tenga por nuestra parte la otra óptica de ver las cosas, aquella que está untada de los principios incambiables de Dios, que son los que realmente la harán feliz.

“Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes”.

Deut. 6:7 NTV